El bruxismo es una parafunción que consiste en rechinar o apretar los dientes de forma inconsciente. Si bien es cierto que suele ser de predominancia nocturna, no se produce exclusivamente durante el sueño. En la mayoría de ocasiones, la persona que sufre bruxismo no es consciente de ello y suele ser durante una visita rutinaria cuando se hallan de forma casual lesiones indicativas de que se está produciendo esta situación o incluso es el mismo paciente el que explica que le han comentado que durante la noche alguien oye o ve como aprieta o rechina los dientes.

¿Es muy frecuente el bruxismo? ¿Cuándo se inicia?

El bruxismo tiene una elevada incidencia en la actualidad (50-80%), afectando indistintamente a mujeres y hombres.

 La edad de inicio más frecuente de esta patología se establece entre los 17-20 años, no obstante, puede aparecer también durante la infancia y prolongarse en algunos casos hasta la edad adulta.

¿Qué tipos de bruxismo existen?

Podemos clasificar el bruxismo en función del momento en el que se produce como bruxismo nocturno o diurno así como en función de la naturaleza misma de la parafunción como bruxismo céntrico (apretar los dientes) o excéntrico (rechinar los dientes). Por otro lado podemos clasificar el bruxismo, tanto diurno como nocturno, en idiopático cuando no se conocen las causas, o secundario/iatrogénico cuando se asocia a alguna causa física o psíquica subyacente.