En esta primera entrada de Blog queremos hacerte partícipe de la importancia que tienen los dientes y los tejidos que los rodean en nuestra salud general, de este modo, saber como cuidarlos hará que permanezcan sanos y fuertes durante muchos años.

La boca, forma parte del sistema estomatognático, sí sí, has escuchado bien, esto quiere decir que nuestra boca está íntimamente relacionada con otros sistemas del cuerpo como el sistema muscular, el digestivo, el articular, el sistema nervioso y el sistema secretor, por eso es tan importante mantener la salud dental óptima.

Cuando comemos, hablamos y nos relacionamos de manera activa con las personas que tenemos a nuestro alrededor, no hay una única vez que no utilicemos nuestros dientes, nuestros músculos faciales y en definitiva nuestra boca para interactuar.

Tener una salud dental excelente no solo se basa en cepillarse los dientes sino que, el estilo de vida, la alimentación y la prevención son los tres pilares que nos ayudarán a mantener nuestra boca y nuestro sistema estomatognático libre de bacterias.

Un estilo de vida saludable empieza con tener una buena alimentación y eso repercute de manera directa en tus dientes, alimentos como la bollería industrial, las patatas de bolsa, los caramelos, en definitiva los ultraprocesados, son alimentos altamente cariogénicos, muy palatables y muy pegajosos con lo que hacen que la placa dental se adhiera de una forma más rápida a la superfície de los dientes, las bacterias encargadas de generar la caries empezarán a formar nichos (sus pequeñas ciudades) que causarán destrucción de tus dientes por caries e inflamación de las encías (produciendo gingivitis) por retención de la suciedad que formará la placa dental.

Si todo esto te preocupa y lo que quieres es saber qué es lo que tienes que hacer para mejorar tu salud dental, ahí van unos consejos:

  1. Cepillarse los dientes al menos dos veces al día; por la mañana y por la noche. El cepillado de la noche es super importante ya que cuando dormimos el flujo salival disminuye, esto quiere decir que nuestros dientes no están protegidos de manera natural por nuestra saliva con lo que deben estar limpios de restos de comida. 
  2. Cepillarse la lengua con un raspador lingual, es un coadyuvante tremendamente útil para la higiene diaria. En la lengua se depositan muchísimas bacterias, la mayoría de ellas producen mal aliento o lo que se conoce como halitosis así que para evitar que esto suceda, no olvides complementar tu cepillado con el raspador lingual.
  3. Ya sabes que en la boca existen zonas de difícil acceso, como son los espacios entre un diente y otro (espacios interproximales o interdentales), para poder retirar las bacterias que se adhieren a las superficies interproximales es indispensable utilizar el hilo dental, si no lo pasas dejas de limpiar el 35% de la superfície de tus dientes así que si todavía no sabes como utilizarlo, nosotros te enseñaremos.
  4. Utiliza un colutorio de mantenimiento si no estás en tratamiento de ninguna patología, utilízalo solo por la noche y asegúrate de que después no comerás ni beberás nada.
  5. Si eres portador de ortodoncia o algún tipo de prótesis fija no debes olvidar utilizar el irrigador, es como la manguera que tenemos lxs dentistas que expulsa aire y agua a presión, esto te evitará que se depositen restos de alimentos en zonas dónde el cepillo o el hil