La fractura dental es una de las causas por emergencia más comunes por la que se acude
al dentista. Es habitual que sea una urgencia relacionada con los pequeños de la casa pero la realidad es que también es muy común entre la población adulta.

Dada la situación de los dientes en la boca, los más susceptibles de fracturarse son los incisivos centrales superiores, ya que sobresalen de la arcada. La rotura de las piezas dentales también llamadas “las paletas” suele ocurrir con mayor gravedad y frecuencia en pacientes que presentan problemas en la manera en la que sus dientes encajan, puesto que si los dientes del sector anterior están más adelantados, el impacto es mayor y la capacidad para reparar el diente se complica.

Aunque deseamos que no tengas que acudir al dentista porque sufras una fractura dental, te dejamos esta hoja de ruta por si has de recurrir a nuestros consejos en el caso de que se produzca este tipo de emergencia.

En este artículo vamos hablar de qué tipo de fracturas dentales nos podemos encontrar y cómo podemos reparar un diente dependiendo de si la rotura es leve o grave, pero antes de meternos de lleno en los pasos a seguir, es de vital importancia remarcar que el tiempo, en este tipo de situaciones, juega un papel clave.

En consecuencia, si se llevan a cabo los pasos establecidos, en un plazo corto de tiempo, el pronóstico para reparar un diente será más favorable.