Un retenedor dental es un elemento que se coloca al finalizar un tratamiento de ortodoncia convirtiéndose en una de las partes más importantes de éste.

Uno de los objetivos de cualquier/a ortodoncista es garantizar al paciente una estabilidad en su tratamiento dental, ya sea con ortodoncia invisible o con ortodoncia convencional.

¿Por qué es tan importante finalizar tu tratamiento con unos retenedores dentales?

La estabilidad de tu tratamiento principalmente la da la oclusión final, pero lxs ortodoncistas luchamos contra un equilibrio de fuerzas entre tus músculos masticatorios, huesos auxiliares y equilibrio de fuerzas dentales, unos elementos que pueden variar con el paso del tiempo. A este hecho se le añade que, las fibras del ligamento periodontal, el amortiguador de tus dientes, al recibir un tratamiento de ortodoncia, adquieren cierta elasticidad, una elasticidad que puede provocar movimientos indeseados. Por estos motivos es de vital importancia fijar los dientes colocando los retenedores al finalizar tu tratamiento, así evitaremos además retratamientos futuros.

¿Qué tipos de retenedores linguales existen?

En Provenza Clínica Dental, disponemos de muchos tipos de retenedores dependiendo de las necesidades de cada paciente y de la edad de éste. Normalmente, se colocan 2 tipos de retenedores. Retenedores fijos linguales colocados en la arcada superior y en la arcada inferior y retenedores removibles de uso nocturno en forma de plástico transparente.

El retenedor fijo lingual es una fina lámina o hilo de acero trenzado que se cementa en la cara interna de los dientes de colmillo a colmillo. Son extremadamente estéticos, cómodos y al ir colocados en la cara interna del diente, nadie se dará cuenta que los llevas. No interfieren en la pronunciación y no generan llagas ni molestias.

Por otro lado, los retenedores removibles son unas férulas transparentes hechas a medida para tu boca, muy parecidas a los alineadores utilizados en la ortodoncia invisible.