¿Qué es un retenedor dental?

Un retenedor dental es un elemento que se coloca al finalizar un tratamiento de ortodoncia convirtiéndose en una de las partes más importantes de éste.

Uno de los objetivos de cualquier/a ortodoncista es garantizar al paciente una estabilidad en su tratamiento dental, ya sea con ortodoncia invisible o con ortodoncia convencional.

¿Por qué es tan importante finalizar tu tratamiento con unos retenedores dentales?

La estabilidad de tu tratamiento principalmente la da la oclusión final, pero lxs ortodoncistas luchamos contra un equilibrio de fuerzas entre tus músculos masticatorios, huesos auxiliares y equilibrio de fuerzas dentales, unos elementos que pueden variar con el paso del tiempo. A este hecho se le añade que, las fibras del ligamento periodontal, el amortiguador de tus dientes, al recibir un tratamiento de ortodoncia, adquieren cierta elasticidad, una elasticidad que puede provocar movimientos indeseados. Por estos motivos es de vital importancia fijar los dientes colocando los retenedores al finalizar tu tratamiento, así evitaremos además retratamientos futuros.

¿Qué tipos de retenedores linguales existen?

En Provenza Clínica Dental, disponemos de muchos tipos de retenedores dependiendo de las necesidades de cada paciente y de la edad de éste. Normalmente, se colocan 2 tipos de retenedores. Retenedores fijos linguales colocados en la arcada superior y en la arcada inferior y retenedores removibles de uso nocturno en forma de plástico transparente.

El retenedor fijo lingual es una fina lámina o hilo de acero trenzado que se cementa en la cara interna de los dientes de colmillo a colmillo. Son extremadamente estéticos, cómodos y al ir colocados en la cara interna del diente, nadie se dará cuenta que los llevas. No interfieren en la pronunciación y no generan llagas ni molestias.

Por otro lado, los retenedores removibles son unas férulas transparentes hechas a medida para tu boca, muy parecidas a los alineadores utilizados en la ortodoncia invisible.

¿Cuánto tiempo debes llevar los retenedores?

El protocolo de uso de estos retenedores es muy cambiante según cada profesional. En Provenza Clínica Dental, somos partidarios de un protocolo de máxima retención para que solo necesites un único tratamiento de ortodoncia a lo largo de tu vida.

El retenedor fijo lingual, el que se coloca detrás de los dientes, es recomendable que se use de por vida. Se consideraría como un implante dental, el cual gracias a un sutil cementado pasará a formar parte de la anatomía dental de tus dientes.

Las férulas transparentes de uso nocturno son parecidas a un plástico transparente con la forma de tus dientes y sirven para retener las piezas posteriores y liberarlas de fuerzas producidas por el bruxismo nocturno.

¿Un tratamiento ortopédico en niños necesita retenedores?

Los tratamientos en edades tempranas, básicamente se enfocan a favorecer un correcto desarrollo de las bases óseas así como establecer unas correctas funciones masticatorias del niño/a. Sin embargo, en este tipo de tratamientos no siempre se mueven dientes, la gran mayoría de veces se tratan problemas ortopédicos. De igual modo que en los adultos, es necesario el uso de aparatos de retención. Uno de los más utilizados es la Placa Hawley, un aparato removible de uso nocturno.

En Provenza Clínica Dental, utilizamos la Placa Hawley modificada y diseñada por el Dr. Pablo Martínez, nuestro especialista en Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial, para no sólo retener, sino favorecer un correcto desarrollo funcional de los músculos masticatorios.

¿Qué cuidados necesitan mis retenedores?

Para los retenedores linguales fijos es importante realizar un correcto cuidado de los aparatos que coloquemos. Como siempre, la higiene adquiere un papel fundamental, no sólo en el mantenimiento de los retenedores sino en el mantenimiento de tu salud bucodental. 

Los Essix, o retenedores removibles de “quita y pon”, como ya hemos comentado anteriormente, normalmente se utilizan sólo para dormir. Al estar expuestos a la saliva y a sus componente minerales, es necesario limpiarlos con agua y jabón de PH neutro. Nunca deben lavarse con pasta de dientes, ya que esta puede deteriorar el material del que están fabricados y eliminar sus propiedades estéticas.

Para evitar malos olores es muy importante secarlos bien con un papel absorbente, de este modo también evitarás cambios de coloración indeseados.

Conclusiones:

Un tratamiento de ortodoncia convencional o invisible, no sólo está formado por una fase activa donde movemos los dientes, sino que también forma parte la fase de retención siendo esta última una de las fases más importantes de todo el tratamiento.

La colocación de los retenedores dentales tiene como único objetivo garantizar la estabilidad de los resultados obtenidos y juegan un papel fundamental en el éxito nuestro tratamiento a largo plazo.

En caso de no colocarlos correctamente, existe un elevado riesgo de que las piezas dentales puedan volver a su posición original debido a diversos factores como la elasticidad del ligamento de los dientes o la potencia muscular de los músculos masticatorios que utilizamos al comer.