La mirada siempre ha sido una cualidad física que despierta mucha expectación. Si la sonrisa es una carta de presentación, los ojos, como bien dicen, son el espejo del alma.

La zona ocular es de las primeras zonas en la que nos fijamos cuando conocemos a alguien y al mirar a los ojos se nos activan áreas cerebrales de reconocimiento facial, de las emociones y de las áreas destinadas a la percepción de la belleza.

Además el área de los ojos, es decir el tercio superior de la cara, es una de las zonas más examinadas por el otro para determinar si una persona es guapa o atractiva. Unos ojos con ojeras, arrugas o con párpados caídos denotan cansancio, envejecimiento y/o tristeza y esto genera una rotura en la armonía del conjunto del rostro.

Así pues, podríamos preguntarnos, ¿cómo se producen las ojeras?

Las ojeras son unas depresiones que se producen debajo del párpado inferior del ojo y que en la mayoría de los casos presentan una coloración más oscura que el resto del rostro. Son una de las principales características de fatiga en nuestra cara y aparecen por diferentes motivos; alteraciones hormonales, paso del tiempo, es decir edad de los y las pacientes, herencia genética, estrés y falta de descanso, es por esto que podemos decir que es una patología con un origen multifactorial.

¿Cuál es el mejor tratamiento?

Tenemos que tener en cuenta que no existe un único tratamiento para el tercio superior, de echo la mejor solución la encontramos cuando se combinan diferentes tratamientos.

Como en todas las áreas médicas el tratamiento será diferente para cada persona, para abarcar dicha zona e iluminar y evitar la fatiga producida por el paso de los años, existen unos tratamientos que mejoran el aspecto de la piel de la zona periocular y del mismo modo la coloración de la ojera.

Rejuvenecimiento de la mirada

Rejuvenecimiento facial: adiós a las ojeras y patas de gallo 2

Cuando el o la paciente presenta una mirada triste y cansada, puede darse por diferentes motivos, pero siempre vamos a intentar restaurar al máximo las estructuras cercanas a la mirada para devolverle su estado más joven, alegre y saludable. Siempre vamos a hablar de tratamientos totalmente personalizados y se realizarán en función de los defectos a tratar pero cabe destacar que son procedimientos poco invasivos, sin cirugía ni baja médica y con efectos secundarios que no van más allá de algún posible hematoma o ligera inflamación.

Para que la mirada luzca descansada y sin efectos de fatiga es primordial que las arrugas que se nos generan por ejemplo por fruncir el ceño se desvanezcan, ya que hace que nuestro rostro se vea cansado, lo mismo nos pasa con arrugas dinámicas como las que aparecen en el contorno de los ojos, las denominadas patas de gallo. 

Para evitar que aparezcan o para atenuarlas tenemos las infiltraciones con toxina botulínica que se aplica en zonas de tercio superior como la frente, el entrecejo y la zona periocular. Son microinfiltraciones de botox que ayudará a que nuestros músculos dejen de marcar dichas arrugas  y con esto prevenimos la aparición de arrugas marcadas. Buscamos prevenir la aparición de esas arrugas más que eliminarlas, y para eso usamos cantidades pequeñas aunque si es cierto que, dependiendo de la edad del/la paciente se utilizarán unas cantidades u otras ya que la musculatura joven no está tan activa como en aquellas personas que ya tienen establecidas las arrugas de expresión.

Ultimamente está muy de moda infiltrar ácido hialurónico en la ojera, nosotros no trabajamos la ojera de ese modo ya que lo que se intenta es no generar un relleno puesto que rellenar la ojera con ácido hialurónico de forma directa cuando sentimos que el rostro parece cansado y se inicia el surco en la ojera, lo único que va a generar es más bolsa en el párpado inferior. 

Lo primero a valorar es saber cómo está el sostén del tercio medio y sobre todo el sostén a nivel malar ¿y esto por qué? Pues bien, es básicamente porque el envejecimiento fisiológico hace que nuestra estructura facial sobre todo a nivel del tercio medio vaya perdiendo soporte óseo y soporte graso profundo, de ahí que empecemos a ver que cada vez se nos marca más el lagrimal de la ojera y eso nos aporte un rostro cada vez más cansado. Pero la solución no es sobrecargar la zona que vemos hundida sino reponer la zona que estamos perdiendo por el envejecimiento fisiológico. Aunque nos parezca una solución fácil y rápida, no es la técnica correcta ya que como he dicho anteriormente, nos generará más bolsa a medio y largo plazo, es por esto que nosotrxs desaconsejamos esta técnica y no la utilizamos.

Para atenuar y eliminar el color de la ojera se realizan tratamientos con micro infiltraciones y exfoliaciones con peelings químicos a nivel periocular que nos va a proporcionar mayor grosor de la piel, reducción de las arrugas de expresión, reducción de la hiperpigmentación de la ojera y reducción de la caída del párpado.

El precio para el tratamiento con toxina botulínica para pieles con arrugas marcadas en frente entrecejo y patas de gallo

  • Arrugas expresión 1 zona desde 215€
  • 2 zonas desde 375€
  • 3 zonas desde 390€
  • Bunny lines desde 115€

RESULTADO

48 – 72 horas

APLICACIÓN

15 minutos

DURACIÓN

Hasta 6 meses

ANESTESIA

No necesaria

El precio del tratamiento combinado de peeling químico + microinfiltraciones para ojera: 

  • Sesión peeling 80€
  • Sesión microinfiltraciones 80€
  • Pack de 3 sesiones de peeling + 3 sesiones de microinfiltraciones 360€

Para obtener unos resultados óptimos es necesario la realización de 6 sesiones alternadas 3+3.

Todos y todas somos conscientes de la importancia de la mirada en un rostro, sabemos que va a ser la que transmita nuestro estado de ánimo e incluso a veces, ¡Nuestros pensamientos! Así que si estás pensando en eliminar la coloración de tu ojera, eliminar y o atenuar las arrugas de expresión y tener una mirada más luminosa, no dudes en ponerte en contacto con nosotrxs para que te informemos del tratamiento más adecuado a tus necesidades.

Antes y después

Rejuvenecimiento facial: adiós a las ojeras y patas de gallo 3
Rejuvenecimiento facial: adiós a las ojeras y patas de gallo 4